Fusilados en Zaragoza, 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos (3ª edición)

Fusilados en Zaragoza, 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos

Gumersindo de Estella
Tarsicio de Azcona (coordinador)
José Ángel Echeverría (coordinador)

3ª edición, Zaragoza, 2015

Coedición con Ayuntamiento de Zaragoza - Zaragoza Cultural

Rústica
368 páginas
17x24 cm
Ilustraciones en color

ISBN 978-84-8465-483-4

PVP 20.00 € 
Comprar en Librería Central / Buscar en otras librerías





Dirigido a: Historiadores, Bibliotecas, Centros de Documentación, Investigadores de temas aragoneses, etc.


La publicación de las memorias del P. Gumersindo —un diario de la asistencia espiritual que ejerció con los reos, condenados a muerte en la prisión de Zaragoza, desde 1937 a 1941— sucede finalmente después de una larga espera (más de cincuenta años), dando así cumplimiento, sobre todo, al deseo del autor manifestado claramente a través de dichas memorias.

Esta publicación es también un deber de justicia con las víctimas que aparecen en ella, muertas por causas puramente políticas, cuyos familiares directos viven todavía. Si algo se desprende con absoluta claridad de la lectura de las memorias es que en aquel tiempo no fueron posibles ni la justicia ni la verdad. Por eso este testimonio repara, en alguna medida, aquella justicia y verdad irrealizables entonces por tantos motivos, y que la mayoría, en las dos Españas, no supo o no pudo ver y entender.

Las circunstancias que acompañaron a la asistencia espiritual del P. Gumersindo son las que aportan un gran interés a este escrito como testimonio histórico insustituible de una época dramática de la historia de España, como es la Guerra Civil de 1936-1939. En las memorias se puede apreciar con toda nitidez cómo muchas muertes se produjeron por acusaciones cuyo móvil era la venganza y el ajuste de cuentas típicos de los ambientes cerrados de los pueblos, llegando a fusilar a personas que se confesaban de derechas de toda la vida y católicas; o por motivos puramente políticos, para eliminar al contrario; el crimen cometido era ser socialista o republicano. Los juicios eran sumarísimos, es decir, sin defensa. Cuando al reo se le comunicaba la sentencia, ya no había posibilidad de recurrirla. Los estudiosos de la institución penitenciaria encontrarán en estas páginas un material precioso y de primera mano sobre el funcionamiento de las prisiones durante la guerra.

Otro punto de interés de las memorias lo representa la postura personal del P. Gumersindo con respecto a la guerra y al apoyo que la Iglesia prestaba al nuevo régimen. El P. Gumersindo se nos presenta siempre como el hombre que sufre profundamente por causa del dolor ajeno, sobre todo por el mal que le infligían a la Iglesia los clérigos que apoyaban indiscriminadamente el alzamiento militar y el nuevo régimen surgido de él. El P. Gumersindo permaneció fiel a la Iglesia, pero podemos decir con seguridad y verdad que participó de las ideas de aquel grupo minoritario de eclesiásticos que defendieron la neutralidad de la Iglesia en el conflicto, la condena de la guerra como medio para solucionar los problemas, y la reconciliación de las dos Españas.

En esta nueva edición, agotadas las dos primeras publicadas en 2003 por Mira Editores, se ha actualizado, salvo en algunos casos, la ortografía y la puntuación de los textos originales de acuerdo con las normas y recomendaciones de la RAE y de la ASALE. Asimismo, se han enmendado erratas y errores tanto del texto del P. Gumersindo como de las ediciones anteriores.

El 1 de abril de 2014 el Ayuntamiento de Zaragoza celebró un homenaje en honor del P. Gumersindo de Estella dedicándole una plaza en el cementerio de Torrero, escenario de los fusilamientos, justo cuando se conmemoraba el setenta y cinco aniversario del final de la Guerra Civil. Unos meses más tarde, la publicación de esta edición viene a sumarse a dicho homenaje, a la vez que incorpora investigaciones de archivo sobre la figura del P. Gumersindo; se detallan con muchos más datos los entresijos de la historia atribulada del texto; se reproduce con mayor calidad que en las anteriores ediciones el álbum fotográfico del P. Gumersindo, ampliándolo con nuevas imágenes; se incluye un índice de lugares y personas... Era necesaria una nueva edición de las memorias de este capellán de la cárcel de Torrero para recordarnos, en definitiva, que las espirales de violencia y horror que tuvieron lugar antes, durante y después de la Guerra Civil no se vuelvan a repetir.

No hay comentarios :